martes, septiembre 28

IASADE -52-

Allí de pie frente a ella, con las falsas alas agachadas con aire alicaído sobre su espalda, el rostro de Mikäh estaba nublado como un cielo de tormenta. Amiss escondió una sonrisa maliciosa cuando le abrió la puerta y se lo encontró gimoteando como un cachorrillo perdido.

- No encuentro a Izel.- confesó, postrándose de rodillas delante de ella.- La he buscado, he preguntado y sondeado a todos los que conozco, y ni rastro de...
- No te preocupes, tu ego se recuperará pronto.- comentó ella con despreocupación.

Mikäh parpadeó sorprendido y descolocado por sus palabras, sin comprender. Después frunció las cejas, incorporándose, furioso. Las nubes de pesadumbre habían sido borradas por un huracán de rabia.

- ¿Mi ego? ¿Mi ego? ¿Eres idiota o te entrenas para ello? ¡Al diablo con mi ego, lo he hecho para ayudarte! ¡Estúpida!

Amiss no pudo hacer otra cosa que mirarlo con los ojos de par en par, completamente perpleja. Su rabia e indignación eran de verdad y no una farsa ni exageración.

- Lo... lo siento.- balbuceó, torpemente.- No... no pensaba que te lo habías tomado tan en serio.
- Te lo dije.- siseó él, enfadado.- Te dije que haría todo lo posible por ayudarte, ¿o es que no me escuchaste?
- Sí te oí, pero...
- ¿Pensabas que no lo decía en serio, eh? Pues te diré una cosa, Mediadora de pacotilla: yo todo lo que digo, lo digo en serio. Acuérdate la próxima vez.
- Perdóname.- volvió a clavar la mirada en sus pies. Empezaba a tenerlos muy vistos.- Yo...
- ¿Es que acaso te estás disculpando con las uñas de tus pies?
- ¿Qué?- preguntó ella, alzando la cabeza.
- Digo que si me pides perdón, al menos ten la decencia de mirarme a la cara cuando lo haces.
- Vale.- repuso ella, empezando a mosquearse. Lo miró directamente a los ojos y sintió que el aire apenas le pasaba por la garganta.- Perdona. No estoy acostumbrada a que traten de ayudarme de forma desinteresada, ni a que hablen conmigo por el simple hecho de mantener una conversación agradable, ni que me lleven de paseo a lugares bonitos, ni a llevarme bien con nadie, excepto con Ael. Y mucho menos a que me digan que huelo bien, ¿vale? Todo esto es muy raro para mí, ¡y no lo entiendo!

Aquellas palabras barrieron también el creciente huracán, dejando las aguas de mar en calma. Tras unos segundos de silencio en los que Amiss apenas consiguió mantener firme la mirada, Mikäh se acercó a ella y la abrazó, inspirando con fuerza.

- Perdóname tú a mí, no he sido muy comprensivo. Pero me ha dolido que no confiaras en mí. Quiero que sepas algo.

Amiss, rígida y mareada debido a las vertiginosas vueltas y vueltas que le daba la cabeza en aquel instante, tardó en ser capaz de articular palabra y responder.

- Di.
- Tú no lo entiendes... y ya te he dicho que yo tampoco. Sin embargo, estoy determinado a ser tu primer amigo. Voy a ayudarte en todo lo que pueda, voy a confiar en ti. No quiero que vuelvas a dudar de eso.
- Vale.
- También me gustaría... que fuera recíproco.
- ¿Cómo?

Mikäh se separó de ella para observarla.

- Quiero que confíes en mí. Si tienes algún problema o preocupación, siéntete libre de contármelo.
- Lo intentaré.
- Me vale. Lamento no haber encontrado a Izel.
- Ah, por eso no te preocupes.- dijo Amiss, contenta de poder cambiar de tema.- Ella me convocó y ya sé lo que necesito saber.
- ¿Dónde estaba?
- No lo sé, pero es muy probable que ya haya abandonado La Capital.
- Ya veo. Entonces... ¿has terminado aquí?
- Sí, eso creo.
- ¿Te llevo de vuelta?
- Sí... ya no tengo nada más que hacer aquí.

3 comentarios:

bixitoluminoso dijo...

Mikah es bastante amable, Amiss se paso un poco con el comentario... :S

Carlos dijo...

Hum... Supongo que, después de un tiempo viviendo en una ciudad donde todo el mundo es tan frío y perfecto, olvidas cómo es tener amistades y que hay gente que te ayuda desinteresadamente.
Aunque Mikäh, definitivamente, es bipolar como el solo. O muy susceptible, claro xD

Y sí, tienes razón, me pasé con el adjetivo frío. Es que no releí el texto y no noté lo mal que quedaba hasta que leí tu comentario xD Pero a estas alturas me da pereza cambiarlo, que se quede mal escrito por siempre ^^

Un besazo

InfusionDeLotoNegro dijo...

Señorita, la sigo, no crea que no, pero esta historia parece llevar mucho tiempo ya y me es imposible leerla toda, (por la cantidad de material que ya existe), mis comentarios llegan en las entradas que versen sobre otros temas.

Cosas así, http://daybreak-storm.blogspot.com/2010/09/carta-para-ti-2.html (Me reitero, me encanta)

Espero que no le moleste…