viernes, junio 25

Carta para ti

Querido Desconocido:

Todavía me duele pensar en ti. Y lo peor de todo, la prueba inequívoca de que debo de ser masoquista, es que sigo haciéndolo pese a saber que es mejor para mí dejar pasar una canción detrás de otra sin quedarme estancada en la misma una y otra vez. No lo puedo evitar. Me gusta esta canción por muy triste que me haga sentir y por muchas lágrimas que me haga derramar.
Supongo que no soy masoquista... sólo idiota.
El verano ya ha llegado. Y con él han vuelto algunos viejos recuerdos. Como el de cuando era pequeña y me sentaba a la orilla del mar, imaginando que era la hija perdida de alguna hermosa sirena, hablando con las olas y alimentándolas con las piedrecillas más bonitas y brillantes que encontraba entre la arena.
Incluso por aquel entonces ya te empezaba a imaginar: te faltaban detalles y solidez, y eras todavía el boceto incompleto de una ilusión. Ahora me pregunto si eres algo más. Pienso que sí, porque sino lo fueras no dolerías como lo haces. Y tiene gracia, porque no existes y aún así dueles. Tal vez además de idiota me haya vuelto loca.
Te cuento que estoy planteándome empezar de cero. Emerger pura y sin mácula, pero con la experiencia de errores pasados sobre mi espalda. Es una experiencia que pesa, pero es un peso que me reconforta, pues sé que la sabiduría que me aporta me servirá de escudo cuando tenga que defenderme de la incertidumbre y de la genética humana que nos hace vulnerables a cometer un fallo detrás de otro.
Estos últimos días sueño mucho y veo caras que había olvidado. A veces me da la sensación de que vuelvo a tener quince años y que mi inocencia sigue intacta. Pero sé que es mentira: los parches, aquí y allá, de mi alma me demuestran que ese pensamiento no es nada más que un fugaz espejismo que desaparecerá pronto dejándome un sabor amargo en la boca.
Eres fruto de la ingenuidad que me queda, de eso también soy consciente. Pero ya que aún la conservo puedo decir que espero realmente conocerte algún día.
Es probable que sí que existas pero que de momento no haya tenido la suerte de encontrarte.

2 comentarios:

Xit dijo...

Soy la primera en comentar XDDD

Es muy triste, y suena con mucha soledad, es porque ya no te muerdo tanto???

Bueno eso se puede arreglar.

Carlos dijo...

Crear a alguien perfecto a base de ilusiones es lo que tiene; con el tiempo, sus rasgos dejan de ser indefinidos, y nos empeñamos en seguir a nuestra imaginación. Y, aunque sabemos que es fantasía y nada más, cuesta dejar de pensar que tal vez existe y aún no lo hemos encontrado.

Tiene razón Xit (no en lo de los mordiscos, espero xD), suena muy triste.
...
Pero me encanta xD
Un beso (: