lunes, marzo 22

¿Cómo es la oscuridad?

[Imagen por alicia-chan]

- ¿Cómo es la oscuridad?
- Negra y absoluta.
- No sé qué color es el negro.
- Es oscuro.
- Sí... pero yo no sé lo que es la oscuridad. Siempre estoy rodeada de luz porque yo misma soy luz.

El chico hizo una mueca mientras fruncía el ceño y se llevaba un dedo a los labios, esforzándose en encontrar las palabras adecuadas.

- La oscuridad es... intangible. Aunque a veces parece que tiene textura. Una textura aterciopelada que te envuelve. No tiene profundidad ni límites. Parece que no tiene ni principio ni final. Lo devora todo y se suele asociar a los peligros, a la soledad, a la tristeza y a la muerte.
- Entonces... ¿sabré lo que es la oscuridad el día en que muera?
- Probablemente.
- Pero yo no sé si moriré algún día. Mi único objetivo es seguir brillando.
- Pues brilla.
- Estoy cansada de brillar.- el diminuto espíritu de fuego se miró las palmas de las manos, como si las viera por primera vez. Su cabello incandescente ondeaba sinuosamente.- Quiero hacer algo más.

El muchacho no le contestó; no sabía qué más decirle ni cómo consolarla. Ella levantó su carita anaranjada y le miró suplicante con ojos ardientes.

- Tú... si te lo pidiera... ¿me apagarías?

3 comentarios:

Petrarca dijo...

Muy chulo :)

Carlos dijo...

Ains, qué decisión más difícil... Y ahora que nos lo planteas así, es cierto, si eres luz debe ser imposible conocer la oscuridad. No sé, creo que sería algo insoportable saber que tienes una limitación tan grande...
Pero bueno, siempre me gusta como describes la oscuridad, es una descripción que te sale siempre bien xD
Un beso

Rubén Mato dijo...

Me encanta.
No obstante, y porque sé que lo pides, aquí viene el abogado del diablo. Ya lo sabes. Ni mucho menos lo que digo va a misa. Todo lo contrario, ojalá me equivoque, pues así aprenderé más:

Escribes historias geniales. Describes ambientes de forma maravillosa.

Ahora camina más allá: Intenta pelear cada palabra, después cada frase. Busca el concepto preciso, adjetiva. Evita utilizar demasiados verbos simples. Son un "algo" poderoso. Es la acción. Cuanto más lo trabajes, mayor poder de imaginación arrojarás (¿Lo ves? No he dicho tirarás, ni darás) sobre la pieza. Camina hacia lo imposible: Subordina siendo clara a la vez. Estás más que preparada para romper el mito de la frase simple. Siente la melodía que desprende un párrafo tras tomarte un buen rato retorciéndolo, retando al lector, revisándolo... Borrando, reescribiendo. Añadiendo, quitando... Disfruta destrozando tu propio texto.

En definitiva: Crea tu propio estilo. Tu marca. Tu huella. Sácala de tu imaginación con técnicas y viértela en tinta.