miércoles, febrero 10

Nueva Nadia: Capítulo 9, parte 7

En el dormitorio, Mielle remendaba tranquilamente una capa de Iluna, haciendo subir y bajar lentamente la aguja plateada que atravesaba la tela, recomponiéndola. A su lado, dos túnicas más, pertenecientes a Garue, aguardaban su turno. Los dos rastreadores estaban en la terraza, sentados sobre cojines y cruzados de piernas, jugando una partida de dados. Cuando Nadia y Aldren entraron en la estancia, Iluna dejó escapar una carcajada triunfal.

- ¡Te he vuelto a ganar!- le dijo a Garue, que observaba sus mermados ahorros con expresión de amargura.
- No sé exactamente cómo lo haces, pero juraría que estás haciendo trampa.- protestó él.
- Vamos, Garue... tienes que aprender a ser un buen perdededor.- le aconsejó ella con falsa compasión.- Si no sabes jugar, no es culpa mía.
- ¡Pero serás...!
- Por favor, callaos ya.- pidió Mielle, sin dignarse a mirarlos.
- ¿Ya estáis otra vez?- preguntó Nadia, divertida.

Iluna y Mielle levantaron la vista.

- ¿Cómo os ha ido?- preguntó Garue, mientras se entretenía agitando los dados en una mano y luego en otra.
- Bueno..., creo que bien.- respondió la muchacha con modestia.
- ¿Crees?- replicó Aldren con un bufido.
- ¿Qué ha pasado?

Aldren resumió lo sucedido brevemente, empezando por la conversación que había tenido con el tabernero y detallando los extraños rumores procedentes de Vass para acabar relatando el descubrimiento de las increíbles dotes interpretativas de Nadia, con las que no sólo había conseguido que D'airos los llevara a la isla sino que además había logrado que lo hiciera gratis.

- Me quito el sombrero, Nadia.- comentó Garue con admiración.- Eso sí que ha sido toda una sorpresa.

Ella contestó a sus palabras con una reverencia burlona.

- A mí hay algo que me mosquea.- murmuró Iluna, frunciendo el ceño.- Esos rumores no pueden ser ciertos. No tiene sentido.
- Si han dejado de llegar barcos desde Vass hace dos semanas y el comercio se ha suspendido, algo de verdad tienen que tener.- opinó Aldren.
- Pero los vaheri son incapaces de convocar torbellinos marinos. Eso es una estupidez.
- Supongo que lo averiguaremos pronto.- dijo Garue.- Es una pérdida de tiempo que nos preocupemos por ello ahora.
- Sin embargo sí que hay otro asunto por el que habría que preocuparse.- dijo Mielle, mirando a los ninpous con severidad.- ¿Cómo pensáis subir al barco sin que os apresen antes de pisar el puerto? Deberíais haber dedicado un poco de tiempo a meditarlo en vez de pasaros la tarde jugando a...
- Tú tampoco has pensando en ello, ¿verdad?
- Yo he estado haciendo otras cosas y además, no es mi problema.

Nadia se sentó a los pies de una de las camas, pensativa mientras dejaba vagar la mirada por la terraza y por el lejano mar que bañaba la costa de la ciudad, destellando con los tonos dorados y carmínes del atardecer. Esbozó una sonrisa maliciosa.

- No sé donde está el problema.- anunció en voz alta, para hacerse oír por encima de la acalorada discusión que Garue mantenía con Mielle.- Iluna está acostumbrada a hacer de mascota, ¿no?

Iluna, que en aquel instante se apropiaba discretamente de lo poco que quedaba de los ahorros de Garue, la miró fijamente antes de llevarse las manos a los bolsillos y soltar una carcajada.

- Tienes razón. ¿Cómo no se ha ocurrido antes?
- Escucha, Xisel... - dijo el rastreador, dándose la vuelta.- Puede que a ti no te importe hacerte pasar por una gatita sumisa, pero en lo que respecta a mí...
- Oh, cállate Garue y deja de ponerle pegas a todo. Seguro que estás absolutamente adorable haciendo de perro fiel.

Mielle, con las manos entrelazadas bajo la barbilla y los ojos brillantes, murmuró:

- Siempre he deseado tener un perro.

Él la fulminó con la mirada, pero tras rascarse la cabeza y no ocurrírsele ninguna otra idea alternativa, se rindió y alzó las manos con impotencia.

- Está bien, que sea como queráis.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Jajaja Pobrecito Garue, que se arruina a los dedos xD Cosa a la que nunca he aprendido a jugar, por cierto xD
Así que hacer de mascotas... Pues yo pensé que se convertirían en gaviotas y se subirían al mástil del barquito, pero esta opción es la más divertida, seguro xD
Oish, me encanta la química entre Iluna y Garue, aunque alguna vez ya lo he dicho xD Es que son tan... No sé, simplemente me encantan xD
Un besazoo

Anaid* dijo...

Me ha costado lo mío ponerme al día, pero DIOS MÍO
:D
Fascinante querida, sin mas.

De acuerdo con mi Caballero Carlos, admito estar fascinada por la química entre Garue e Iluna
;)


Mil besos grises*