viernes, febrero 12

Castillos en el aire

Salió del taxi y cruzó la calle bajo la repentina lluvia, con Spirit corriendo a su lado, en dirección a la cafetería de la esquina.
Empujó la puerta y un golpe de aire caliente impregnado del delicioso olor a pastas recién hechas le dio la bienvenida al establecimiento. Acto seguido escuchó una exclamación ahogada y, con una sonrisa, saludó a ciegas hacia el mostrador del local. Spirit lo guió hasta una mesa vacía y tomó asiento una vez que se hubo quitado la bufanda y el abrigo húmedo.

Ella no tardó más de cinco minutos en aparecer junto a su mesa. Le dio un beso rápido en el cuello y le preguntó al oído:

- ¿Quieres algo? Ahora mismo estoy ocupada, pero en cuanto pueda vengo y me siento aquí contigo.
- No te preocupes.- le dijo él.- Tráeme un chocolate cuando puedas.
- En seguida.

El chocolate era un tanto amargo y tenía la superficie espolvoreada con canela molida. Connor comenzó a girar la cucharilla con parsimonia, mojándose los labios de vez en cuando con la rica bebida. Después de un cuarto de hora, Amy se sentó a la mesa con un resoplido de cansancio.

- ¿Un día duro?- preguntó él.
- Sí...- respondió ella, acariciando a Spirit.- Pero bueno. Para dos días agitados que tengo a la semana tampoco me puedo quejar... ¿Y tú qué? ¿Cómo es que te has pasado por aquí? ¿Tenías ganas de verme?

Connor rió.

- Siempre tengo ganas de verte, aunque no pueda. Pero... no sólo he venido por eso. Quiero comentarte algo.
- Soy toda oídos. Dispara.

Sin embargo las palabras se resistían a salir de su boca. Tras meditarlo mucho había llegado a una conclusión... pero ni siquiera estaba completamente seguro de que fuera la mejor opción. No quería asustar a Amy con su vacilación, así que se obligó a sí mismo a hablar.

- Hay... algo que no te he contado. Es sobre Dem y... el chico al que maté.- murmuró, bajando la voz.
- No...
- No. Déjame hablar, por favor. Dem es igual que ese chico, Amy.
- Pero si no lo has visto.
- Y no me hace falta. Reconocí su voz y se me heló la sangre. Si hay algo que nunca olvidaré será el aspecto y la voz de ese chico, por muchos años que pasen. Era su voz, y tú misma me lo describiste.
- Pero es imposible. ¿Me... estás diciendo que Dem es ese chico?
- ¡No lo sé!- siseó, frustrado.- No lo sé, pero tengo... tengo miedo. No quiero quedarme aquí.
- No te sigo.- farfulló ella, confusa.- ¿Quieres irte? ¿De la ciudad?
- Sí.

El silencio cayó pesadamente entre ellos como un manto asfixiante. Connor sintió algo retorciéndose dentro de él, impotente. Quería ver a Amy. No soportaba no ver su expresión, no saber si estaba a punto de llorar o si estaba enfadada. No soportaba no escucharla si quiera. Extendió una mano hacia ella y le acarició la mejilla... que estaba húmeda.

- Amy...
- Entonces...- susurró ella, con voz ahogada.- ¿Te vas? ¿En serio te vas a ir?
- Quiero que te vengas conmigo.

Una carcajada amarga y triste escapó involuntariamente de sus labios.

- Claro... como si fuera tan fácil. De hecho, para ti lo es, ¿no? No vas a clase, ni trabajas tampoco. No tienes nada que te retenga aquí... ni siquiera... yo.

Antes de que pudiera replicar, Amy se apartó de él sacudiendo la cabeza. Se levantó de la silla con brusquedad, haciendo chirriar las patas contra el suelo. Respiraba agitadamente.

- Da igual. Haz lo que quieras.
- ¡No, Amy! Espera, escúchame. Por favor... piénsalo. ¿Vale? ¿Me lo prometes?

El "sí" que esperaba llegó con unos minutos de espera que le torturaron, y luego ella se marchó a seguir atendiendo a los clientes. Connor, furioso consigo mismo y sin ganas de nada en aquel momento, dejó el dinero del chocolate junto al plato de café y se levantó. Spirit y él salieron de la cafetería. En la calle seguía lloviendo, con más intensidad que antes. Llamó a un taxi con el móvil y echó a andar.

¿Se podía ser más cobarde y más egoísta de lo que él se sentía en ese momento?

1 comentario:

Carlos dijo...

Douch... Parece que el miedo apaga la llama, pero espero que se arrepienta. Y sobre todo espero que nos expliques pronto qué demonios pasa con Dem, que la intriga no se me va ni a tiros >.<
Y el alemán... Supongo que tendré que soportarlo el año que viene y después dejarlo para siempre xD
Un besazo ^^
(Hoy no actualizo, que es un poco tarde y quiero dormir xD)