jueves, febrero 4

Nueva Nadia: Capítulo 9, parte 4

Pasó la hora del almuerzo y seguían sin tener señales de Iluna y Garue.

Nadia no había probado bocado, pues tenía el estómago revuelto debido al nerviosismo y al miedo. Su humor empeoraba de forma notable cada cinco minutos y alta susceptibilidad, que había aumentado preocupantemente, la hacía reaccionar agresivamente ante cualquier nimiedad o comentario inofensivo. Sus palabrotas y expresiones malsonantes eran la música de fondo. Mielle permanecía silenciosa, balanceándose hacia delante y hacia atrás con las manos apretadas y la cabeza gacha, demasiado preocupada para indignarse por los tacos de Nadia. Aldren era el único que conservaba la calma, soportando pacientemente los ataques verbales de la muchacha y el desesperante mutismo en el que se había sumido Mielle.

Cuando apenas quedaban un par de horas para la puesta de sol, dos palomas grises entraron agitando sus alas a través de la puerta abierta de la terraza, envueltas en un halo brillante. Antes de que las aves rozaran el suelo, Iluna y Garue aparecieron ante ellos con aspecto cansado y los hombros caídos. Mielle dejó escapar un grito de alegría y Aldren se limitó a señalarlos con un dedo para que Nadia se diera cuenta de que estaban allí. La muchacha se giró, furiosa y con los ojos chispeantes, hacia los dos extenudados rastreadores.

- ¿Y vosotros es que sois subnormales o qué?- les espetó con brusquedad.

Iluna y Garue se miraron perplejos entre sí.

- ¿Para qué mierda ibais a molestaros en dar alguna señal de vida, eh? ¿Para qué? ¿Es que acaso somos adivinos? ¿Es que acaso debemos saber que estáis bien así como así, por ciencia infusa?
- A lo mejor no han podido avisarnos.- señaló Aldren con suavidad.
- ¿No se supone que sois ninpous súper poderosos o algo así? ¿Y además, tú de qué parte estás?
- ¿Qué le pasa?- preguntó Garue en un susurro disimulado.
- ¡No me pasa nada!- gritó Nadia.- ¿Acaso parezco nerviosa, o enfadada? ¡Estoy absolutamente tranquila!
- Estaba preocupada por vosotros.- explicó el muchacho.
- ¡No es verdad! ¿Para qué me iba a preocupar? Sabía que estábais perfectamente bien, no tenía ni un solo motivo para preocuparme. Ni uno solo.

Iluna rompió a reír y abrazó a la joven. Su risa, cristalina y tremendamente contagiosa, apenas tardó unos pocos segundos en adueñarse de todos los demás. Nadia, con el ceño fruncido y los brazos cruzados, intentó sin éxito resistirse a ella.

- ¿Qué os ha sucedido?- preguntó Aldren con firmeza.

Garue se dejó caer pesadamente sobre los mullidos cojines del diván y se pasó una mano por los ojos con gesto cansado.

- No nos dimos cuenta de los avisos de recompensa hasta que entramos en el puerto, y para entonces ya teníamos detrás a unos cuantos interesados. Eran demasiado torpes para pasar desapercibidos... y no dejaban de pelearse entre ellos.
- Intentamos despistarlos.- prosiguió Iluna.- Pero conocen la ciudad mucho mejor que nosotros, y al final tuvimos que salir volando.
- Nadie os ha visto llegar, ¿verdad?
- Por supuesto que no.- replicó ella, ofendida.
- Entonces tendremos que ocuparnos nosotros de buscar un barco.- musitó Mielle, pensativa.
- Me temo que sí.- asintió Garue.
- ¿Por qué sólo aparecen vuestras caras en los carteles?- preguntó Nadia.- A nosotros no nos mencionan.
- No pueden arriesgarse a facilitar vuestra identidad a cualquiera.- respondió Iluna, encogiéndose de hombros.- Los vaheri ya están al tanto de quienes sois, pero no saben nada acerca de Garue y de mí. Erasto sabe que no vamos a separarnos.
- Será mejor que nos demos prisa en abandonar Sasuel cuanto antes.- dijo Aldren con tono resuelto, poniéndose en pie.

1 comentario:

Carlos dijo...

Jo, habría sido más divertido si se hubiesen cargado unos cuantos idiotas xD (¿soy muy sádico?). Y ahora supongo que a los pobrecitos Mielle, Aldren y Nadia los timarán a la hora de conseguir el barco xD
Y si Nadia está así 'completamente tranquila' yo quiero verla preocupada de verdad xD
Y respecto a Abbise, Kat está en el plano al que la había llevado Vance xD Y Ancel tiene sus razones para obedecer sin rechistar, ya se explicará xD
Un besazo!