miércoles, enero 27

I'm waiting for you, Summer

[Imagen por itchy18]

Amy detuvo el vehículo frente al portal del edificio. Era un bloque de apartamentos, alto y estrecho, precariamente inclinado hacia un lado. Estaba pintado de blanco y en los bajos, junto a la puerta principal, tenía algunas pintadas y graffities.
En las escaleras de la vivienda había una mujer sentada en los peldaños superiores. Rondaría los cincuenta años, pero tenía un aspecto extrañamente juvenil. Llevaba el pelo entrecano largo sobre los hombros y vestía una jersey de cuello alto y unos vaqueros remendados. Observó atentamente a la muchacha, con sus brillantes ojos azules, cuando ésta salió del automóvil y se detuvo frente a ella.

- Buenos días. ¿Sabe si vive aquí Connor?
- Sí, vive aquí. Bajo a la izquierda.
- Gracias.

Amy subió las escaleras y entró en el portal, que tenía la puerta abierta. Llamó al timbre sintiéndose algo incómoda, pues la mujer se había cambiado de sitio y la miraba de reojo. Oyó la voz de Connor y unos minutos después, el chico abrió la puerta. Llevaba una sudadera gris y pantalones anchos.

- ¿Amy?
- ¿Cómo has sabido que era yo?
- He olido tu colonia. Me gusta. ¿Qué haces aquí?
- He venido a hacerte una proposición. ¿Quieres venirte a la playa conmigo?
- ¿A la playa? ¿Ahora...?
- Me he sacado el carné de conducir y pensé en hacer un viaje para celebrarlo, si es que te atreves a montarte conmigo.- dijo ella, con una sonrisa de oreja a oreja.- Aunque si tienes algo que hacer, lo comprenderé, no te preocupes...
- No, no. No estaba haciendo nada, ni tenía ningún plan para después... estaré encantado de aceptar tu proposición.
- ¡Genial!
- ¿Necesito llevarme algo?
- Dinero para un helado... pero no creo que te haga falta nada más. La gasolina la pago yo.
- Bien... ¿me esperas un segundo?
- Claro.

Connor volvió a entrar en el apartamento y Amy se quedó a solas con aquella mujer, que la seguía observando sin ningún disimulo. La joven le sonrió con timidez.

- ¿A qué playa iréis?- preguntó entonces la mujer.
- A San Marino. Es la más cercana.

La mujer asintió pensativamente. Connor apareció de nuevo, con Spirit a su lado y una guitarra, metida en su funda, colgada de la espalda. Amy parpadeó asombrada, pero no dijo nada y le cogió de la mano para ayudarlo a bajar los escalones del portal.

- Hasta luego, Bianca.- le dijo él.- Si te sobra algo de cena... ya sabes. Acepto caridad.
- ¡Pasadlo bien!- exclamó la mujer, agitando la mano.

Amy le abrió la puerta del copiloto a Connor y luego dejó que Spirit subiera al asiento trasero. Ella se sentó al volante y encendió el coche con una vuelta de la llave. Miró a Connor, que sonreía, y se le aceleró el corazón. Fuera, el día era perfecto. Sólo alguna nube ocasional, sin duda perdida, deambulaba por el cielo límpido y azul. La temperatura era agradable y el viento apenas soplaba. Un día idóneo para ir a la playa.

1 comentario:

Carlos dijo...

Oish! Jopé, pero qué lanzada se ha vuelto ahora Amy, que hasta se atreve a llevarse a Connor a la playa xD Y qué atrevido Connor confiando en las habilidades de ella como conductora xD Ay, me encanta cómo va esto...
Y hablando de encantarme, también me encanta como va Nadia. Por fin en el puerto, y pronto a ver a Hiru... No puedo esperar para leer lo siguiente >3<
Bueno, pues eso, que por fin volví xD Un besazo enorme!