martes, enero 12

Borroso

[Imagen por vanerich]

Los colores ya sólo eran un vago recuerdo, borroso e impreciso. Como el reflejo en un cristal empañado. El verde, el amarillo y el azul empezaban a fundirse con el negro de la oscuridad que veían sus ojos mientras los mantenía abiertos.
Echaba de menos la luz.

Uno de sus pasatiempos favoritos era dormir. En el reino de la inconsciencia abandonaba las noches eternas y sin estrellas y dejaba de estar ciego. En sus sueños veía cosas, veía a personas, y sentía que no estaba solo. Sentía que había un mundo sólido a su alrededor, aunque en blanco y negro, y dejaba de temer que el suelo firme fuera a desvanecerse bajo sus pies.
Sus ansias por soñar hacía que se terminara la frugal cena a todo correr y que fuera siempre el primero en acostarse, lo que ocasionaba las burlas de los demás presos y de sus compañeros de celda. Don era el único que no se reía de él.

- ¡Buenas noches, Bella Durmiente!- oyó que le gritaba Tomás. Se acercó y le dio un flojo puñetazo en el hombro.- ¡Que sueñes con los angelitos, Connor!

El muchacho hizo oídos sordos a las risas que corearon aquel comentario y se cambió de postura, dándoles la espalda.

Sin embargo... no todos los sueños eran agradables. Las mismas pesadillas lo atormentaban noche sí y noche no. Volvía a revivir aquel momento, volvía a ver aquellos ojos llenos de desprecio y el brillo de aquella navaja... Y veía de nuevo lo último que sus ojos habían podido contemplar. Sus manos, manchadas de sangre. De su propia sangre. Roja... roja. Era el único color que seguía apareciéndose en su vigilia. Y dudaba mucho que el recuerdo de su intensidad se le olvidara fácilmente.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Vaya... Pensé que estaba encerrado en un hospital, no en una carcel, la verdad xD Y lo de que te sobra la inspiración se nota, pero yo no pienso quejarme porque aprovecho para leer todo lo que puedo y más xD

Y esa historia sobre Leon... Tiene una pinta muy interesante, yo querría leerlaa T_T Puedo esperar a que termines con Connor, pero luego quiero leerla xD
Un besoo!

Mar dijo...

Que bueno el toque de humor xDDD

- ¡Buenas noches, Bella Durmiente!- oyó que le gritaba Tomás. Se acercó y le dio un flojo puñetazo en el hombro.- ¡Que sueñes con los angelitos, Connor!

Sigue con la historia!!!!
Un beso

Xit dijo...

Dios!!! nunca lo hubiese imaginado en una carcel!!!
Yo pensaba que estaba en una residencia.

Sigue, sigue.