miércoles, noviembre 11

Nueva Nadia: Capítulo 1, parte 2

Nadia bajó deprisa las escaleras y abrió la puerta del portal con un golpe de cadera. Giró a la derecha y se detuvo en seco para evitar chocar con un hombre que, en ese mismo momento, salía por la puerta del pequeño establecimiento que había junto a la puerta de su edificio.

- ¡Oh, lo siento!- exclamó.
- ¡Llegas tarde, Nadia! ¡Y mira que tienes delito! Vives justo encima, ¿tanto tiempo te lleva coger el ascensor?- preguntó el hombre, con tono socarrón.

El hombre se giró para mirarla con reproche. Se trataba del dueño del local y de su vecino, que se había mudado al bloque hace ya medio año. Era joven, de treinta y cinco años, y vivía solo. Tenía un rostro de apariencia bonachona, enmarcado por un pelo castaño y largo que siempre llevaba despeinado. Era un tipo un tanto extravagante, pero simpático y buena persona, que le había ofrecido un trabajo a tiempo parcial como ayudante en la tienda de curiosidades que había abierto poco después de instalarse en su nuevo apartamento.

- Lo siento, Samuel.- se disculpó Nadia.- Me quedé dormida.

Era preferible aquella mentira que confesar que se había olvidado. Samuel soltó la caja de cartón que cargaba en los brazos y la dejó en el suelo. Luego se volvió hacia ella.

- Pues ya se me ha echado el tiempo encima, así que tendrás que encargarte tú del resto.- dijo, dándole un manojo de llaves.- Asegúrate de cerrar, ¿eh?
- ¿Qué tengo que hacer, exactamente?- preguntó Nadia, mirando la gran cantidad de cajas apiladas que había a la entrada de la tienda.
- Nada demasiado difícil. Sólo tienes que meter esas cajas dentro y apuntar lo que aparece en las etiquetas, en un papel que te he dejado encima del mostrador.
- Vale.
- Y por favor, hazlo con una letra que sea legible.
- Mi letra es completamente legible.- replicó ella, indignada.
- Ya, pero yo soy muy torpe, así que haz un esfuerzo.
- Está bien. ¿Cuándo vuelves?
- Esta noche. Y mañana, abrimos de nuevo.
- ¡Okey! Pues hasta mañana entonces.
- Sí, hasta mañana. ¡Ten cuidado!

Nadia asintió y lo vio salir corriendo en dirección a su coche, una furgoneta azul de aspecto viejo y desgastado que chirriaba como si en cualquier momento fuera a partirse en dos. Se metió dentro, arrancó, se despidió con un gesto de la mano y desapareció. La muchacha se giró entonces hacia la montaña de cajas de cartón, con las cejas enarcadas y las manos apoyadas en la cintura. Las contó mentalmente. Una, dos, cuatro, seis, doce... dieciocho. Dieciocho cajas. Se agachó y probó a levantar la que Samuel había dejado en el suelo.
Pesaba bastante.
Genial.

Volvió a dejarla en su sitio y entró en la tienda, que estaba a oscuras. Encendió el automático y todas las luces, después de relampaguear y zumbar perezosamente durante un segundo, brillaron con fuerza iluminando toda la estancia. Olía a cerrado y las motas de polvo vagaban de un haz de luz a otro, asemejándose a partículas incandescentes y fugaces. Era bastante evidente que el establecimiento había estado cerrado e inutilizado durante un mes, debido a la capa gris y polvorienta que cubría todas las estanterías y repisas. Miró al suelo, de aspecto sucio, y supo que también tendría que adecentar aquello un poco a pesar de que Samuel no se lo había pedido. Se acercó al mostrador, donde descansaba el papel que su jefe le había mencionado, junto a un bolígrafo negro. Suspirando, decidió ponerse manos a la obra cuanto antes.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Dieciocho cajas... Uf... Que se busque un esclavo y punto, es más cómodo xD
Dios, como de costumbre interesantísimo, a ver si se le ocurre fisgar en una de las cajas, que me apetece saber qué hay xD A lo mejor ahí encuentra el colgante que conecta con Nerume! (oye, por imaginar... xD)
Mañana actualizas. Sí o sí. Por "propia" voluntad ¬¬
Un besazo!!
Carlos
PD: Hoy termino el capítulo 4 y mañana ya se explica la mayor parte xD Soy peor que cruel MUAHAHA

Carlos dijo...

Aish, ¡Cómo me conoces! xD ¿Tan evidente era que os iba a dejar ahí, con la duda en los labios? xD Que sepas que el dibujo lo hice para compensaros por ser así de malvado, ¿eh? Que en el fondo solo soy malo a ratos xD Y comprende que lo corte ahí, si voy a escribir una novela en serio tengo que alargar al máximo el tema xD
Me alegro de que te sigan gustando mis dos blogs, tienes paciencia de santa para no haberlos abandonado en un cybercajón xD Y a nosotros nos hace ilusión porque nunca, bajo ningún concepto, está permitido llevar mp3 al insti... Y somos muy responsables... Síí... xD
Y mañana a primera hora de la tarde actualizaré, ya verás xD Seguro que no te esperas lo que va a pasar (o puede que sí, quién sabe xD Si eres videntee... xD).
Y no sabía que venías a Madrid, no xD ¿Cuál es el motivo del viaje?
Porque parece que no pasas un solo fin de semana en tu casa xD
Un beso!!
Carlos

Carlos dijo...

Bueeeno, la historia en realidad no es tan larga como Alaric pretende pintarla, con un par de entradas me da de sobra xD
Y aunque parezca que todo está explicado y que no hay dudas que resolver, no te confíes jejeje Aún tengo unos cuantos ases en la manga xD Y en caso de necesidad, tengo intermedios de sobra para hacer cincuenta dibujos más para rellenar xD
Me esforzaré por dejarte con la voca abierta, aunque he ido dejando caer alguna que otra cosilla a lo largo de la historia y un poco evidente sí que puede ser xD
Y como me haces la pelota con mis blogs ^^
Así que Madrid como punto medio, ¿eh? xD Bueno, pues así mejor, desde luego meterse el viaje de Granada a Burgos o al revés es un buen viaje xD
Y luego a Galicia... Tú tienes ganas de conocer toda la geografía española, ¿eh? Haz un programa estilo "Mi país en el bolsillo" xD
Un besazo gigante también para ti!!
Carlos