miércoles, noviembre 4

Enséñame a volar

- ¿Estás seguro?- preguntó ella, recelosa.
- ¿Alguna vez te he mentido?
- No, pero...
Se miró los pies, peligrosamente cerca del filo del acantilado. Parecía que el mundo se acabara allí mismo. Él le rodeó la cintura con los brazos, estrechándola con fuerza.
- No tengas miedo.
- Eso es fácil de decir.- protestó ella.- Pero la caída desde aquí no es precisamente pequeña, ¿sabes?
- No te dejaré caer.
Ella suspiró y cerró los ojos. Se dio la vuelta y le miró con fijeza, estudiando minuciosamente su rostro y correspondiendo de forma automática a la sonrisa que le dedicaba.
- Está bien. ¿Todo lo que necesito tener un pensamiento alegre?
- Eso es.- aprobó él.
- ¿Por qué será que me suena demasiado típico?
Él rió. Le cogió ambas manos, transmitiéndole su calidez.
- Es la felicidad la que nos hace ligeros.
- Entonces, a este paso, me va a llevar el viento.
Él frunció el entrecejo levemente a modo de reprimenda.
- ¡De acuerdo! Veamos hasta que punto estás en lo cierto.
Cerró los ojos de nuevo y pensó en algo que la hiciera feliz. No tuvo que esforzarse en encontrar dicho pensamiento, pues lo tenía justo delante de ella, observándola en silencio.
Dejó de notar la hierba húmeda bajo sus pies descalzos y de repente el aire le soplaba con más fuerza en la cara. Exultante, abrió los ojos y tuvo que mirar hacia abajo para localizarlo. Advirtió, maravillada, que sus alas la elevaban más de tres metros por encima del suelo, y tuvo entonces la sensación de que el mundo no terminaba allí ni mucho menos, sino que se extendía ante ella ofreciéndole misterios y lugares nuevos todavía por descubrir. Una risa se le escapó de forma involuntaria.
- ¿Lo ves? Te lo dije.
- ¿Pues sabes lo que te digo yo? ¡A ver si eres capaz de atraparme!
Él enarcó una ceja y riendo también, echó a correr mientras desplegaba sus magníficas alas en toda su longitud. Saltó, las recogió por un instante, y las batió con rapidez para ganar altura y alcanzarla.
Ella gritó e intentó escabullirse entre sus manos.

Walking gets too boring when you learn how to fly...

3 comentarios:

Carlos dijo...

Pues sí, un poco típico lo de "solo necesitas es un pensamiento alegre" xD Pero aún así has conseguido darle un punto, un algo que lo hace único y bonito, como se te da tan bien hacer ^^
Como ya es costumbre, M-E E-N-C-A-N-T-A ^^
Un beso enorme!
Carlos

Carlos dijo...

Pues yo sé de alguien (preservaré su anonimato xD) que sí te manda a la mierda si la llamas a las doce en su cumpleaños xD Y porque le da pereza, que si no, hasta me linchaba xD
Y también tiene una cara de enfado que me encanta, porque no sabe ponerla bien y le sale una cosa rara que hace que me ría más que otra cosa xD
Y es que recientemente ha sido su cumpleaños y le prometí dedicarle una actualización en mi blog, aunque fuese cortita, que siempre ha querido que le escriba algo xD
Un beso!
Carlos

Carlos dijo...

Me alegro de que Abbise te siga interesando (coña, tus comments me suben la moral demasiado, voy a acabar con un ego a la altura de las nubes xD), pero creo que estoy metiendo demasiadas cositas que explicar en el capítulo 5 ó 6 y al final me va a quedar un capítulo de setenta páginas y el resto enanejos xD
Y ya será menos, que aquí lo que pasa es que todos me miráis con buenos ojos ;)
Un beso!
Carlos