lunes, octubre 12

Hacia atrás en el tiempo (9)

Abrí los ojos sin necesidad de que el despertador sonara o de que nadie me llamara. Kiko ronroneaba a mi lado, sobre mi almohada, roncando levemente. La habitación estaba a oscuras y una luz mortecina se filtraba a través de las rendijas de la persiana. No me moví; me quedé en la misma posición, mirando al techo, arropada por el silencio y la reconfortante sensación de seguridad y calidez que me invadía en aquel instante.

Hasta que un pensamiento atravesó mi mente como la hoja afilada de un cuchillo, dejándome casi sin respiración. Dios. La había cagado, y mucho. ¡No, no y no! ¡Joder! ¿Por qué no lo había pensando un poco más antes de hacer aquella gigantesca tontería? Me pareció que se me veía el mundo encima.

Movida por un impulso fruto de la desesperación y la ansiedad había cometido un error que podía llegar a ser fatal: había agregado a Daniel al messenger. ¿Cómo no me había dado cuenta antes? ¡Eso modificaría mi futuro! No debía haberlo hecho. No podía hablar con él. ¿Qué pasaría si mañana, en una semana, o en un mes, volvía de nuevo a mi tiempo real? ¿Qué pensaría Daniel si hubiera hablado conmigo cinco años antes de conocerme por primera vez? No, no. Tenía que arreglarlo.

Me levanté de la cama y volví a enceder el ordenador. Mientras esperaba nerviosa a que se abriera el messenger, sin embargo, tuve una revelación. Sí... sí, aquello podía ser factible. Sí, ¿por qué no?

No podía hablar con Daniel como yo misma... pero podía hacerlo como otra persona completamente distinta. Estaría mintiendo... pero necesitaba hablar con él de cualquier modo, aunque eso implicara cierto engaño. ¿Qué más da?, me dije. En cinco años se habría olvidado de mí, casi con toda seguridad. En mis planes no entraba la posibilidad de quedarme indefinidamente atrapada en mi pasado, desde luego que no.

Entré en mi messenger como no conectado y sin prestar atención a nada más, borré a Daniel de mi lista de contactos. Acto seguido accedí a la página principal de hotmail y me creé una nueva cuenta diferente. Puse mis datos, entré en ella y entonces volví a agregarlo. Cabía la posibilidad de que a Daniel le mosqueara todo aquello de que lo agregaran varias personas a quien no conocía y no aceptara mi solicitud, pero para eso sólo me quedaba cruzar los dados y rogar al cielo que aquello lo sucediera.

Escuché entonces unos pasos que se dirigían a mi habitación. Apagué la pantalla del ordenador y me metí rápidamente en la cama, quedándome muy quieta cuando la puerta se abrió y mi madre apareció en el umbral.

- ¿Estás despierta, cariño?
- Sí.- respondí.

Mi madre se acercó y se sentó a mi lado sobre la cama.

- ¿Cómo estás?
- Mejor.
- Había pensando en pedirte cita en el médico...
- No hace falta, mamá. Estoy mucho mejor. ¿Qué hora es?
- Las ocho y media. ¿Te vas a levantar ya?
- Sí.

Mi madre me dio un beso en la frente y salió de la habitación. Tras acariciar a Kiko y rascarle suavemente detrás de las orejas me levanté de nuevo y volví a sentarme en la silla del ordenador. Contuve un bostezo y maximicé la ventana del messenger, quedándome paralizada al ver en mi lista de contactos a alguien conectado. La única persona a la que tenía agregada en mi nueva cuenta. Mi estómago me abandonó en aquel instante.

¿Por qué me ponía tan nerviosa? Llevábamos saliendo ya más de nueve meses. Y sin embargo me sentí como la primera vez que te atreves a dirigirle la palabra la chico que te gusta... lo cual, hasta cierto punto y dadas las circunstancias, era más o menos verdad. Los dedos me temblaban cuando me decidí a decirle algo.

"hola"

Me retorcí las manos mientras esperaba a que me contestara. Intenté tranquilizarme pensando que al fin y al cabo, seguía siendo la misma persona de quien estaba enamorada.

"buenas noches"

Sonreí. Era el mismo.

"antes de decir nada más, tengo que contarte una cosa importante xD no sabes quién soy y no me conoces, así que te debo una explicación"
"adelante"
"como ya he dicho, no sabes quien soy, pero yo sí sé algunas cosas de ti. me resultas alguien interesante, y por eso te he agregado. me encantaría poder hablar contigo, así que espero que no te moleste todo este misterio"
"esto... es un poco extraño. pero resulta intrigante. me daras alguna pista acerca de ti?"
"puede, ya veremos xD"
"de acuerdo. puedo saber al menos de donde eres, o como te llamas?"

Medité mi respuesta. No pensaba decirle de donde era, aún, y en cuanto al nombre... de alguna forma tendría que llamarme. Decirle mi nombre, o mi nick del foro, era demasiado arriesgado. Tendría que inventarme alguna cosa.

"llámame isis"
"te llamas asi?"
"no :P"
"ya veo"

Oí que mi madre me llamaba para cenar.

"tengo que irme. ya hablaremos la próxima vez que te vea por aquí, daniel."
"como sabes mi nombre?"
"te dije que sé algunas cosas sobre ti :P"
"que misterio! bueno, hasta otra, isis"
"bye bye"

Desconecté el messenger y apagué el ordenador.

Me quedé con una sonrisa en los labios, quieta en la silla, durante unos minutos antes de ponerme en pie. No iba a poder hablar con Daniel tal y como lo hacía siempre, pero aquello prometía ser interesante. Era un juego divertido de llevar a cabo y así podría aprovechar y conocer más de la persona que Daniel había sido cinco años atrás.

Me sentía además con fuerzas renovadas. La situación en la que me encontraba al menos ya no me parecía tan horrorosa como antes. Aquel fue el primer pensamiento positivo que tenía desde mi inexplicable salto temporal .

3 comentarios:

Carlos dijo...

Gran idea lo de crear una nueva cuenta para hablarle xD Lo que pasa es que a lo mejor se enamora de esa "desconocida" y eso también afecta al futuro, ¿no? xD
Y bueno, el chico este, Daniel, es muy confiado y acepta a cualquiera xD Eso sin decir que el tío se conecta bien pronto al MSN xD
Muy interesante ^^
Un beso
Carlos

Carlos dijo...

Jajaja ¿En serio hay gente en este mundo que se levanta a las 8.30 y tiene ganas de conectarse al MSN? Vamos, yo me despierto una hora antes y lo único que quiero es quedarme en la cama xD
Bueno, yo es que no acepto a nadie que no sepa quien es... Bueno, aceptaba, porque el MSN no me va -.-
Así me libro de pillarme algún que otro virus, que ya me los encuentro yo en cualquier sitio xD
En fin, un besooo! ^^
Carlos

Carlos dijo...

Vale, sí, ahora que lo releo me doy cuenta de que no sé cómo pero se me fue la pinza por completo xD Dios, perdóname por semejante cagada xD Solo las hago yo así de bien xD
Y es que me despistó que estuviera durmiendo (es mi método de disculpa: echarle la culpa al que esté más cerca muajajá! xD).
Jajaja Y la historia en sí, hasta el capítulo 5 o así es un poco de este estilo, luego ya me vuelvo un poco fantasioso y... Bueno, me callo y así me presionas para que siga xD
Un beso, y gracias por comentar ^^
Carlos