jueves, octubre 15

Hacia atrás en el tiempo (12)

A Javi se le abrieron los ojos como platos cuando me reconoció aproximándome a él en la misma calle en la que me esperaba, con la espalda apoyada sobre el muro del edificio y los cascos en las orejas. Intenté distinguir en su expresión alguna señal del disgusto que esperaba ver reflejado, pero no apareció. Tan sólo vi asombro.

- ¿Qué te has hecho?- preguntó, cuando llegué a su lado, acariciando el mechón más largo de mi pelo, que caía junto a mi mejilla derecha.
- Cortármelo. ¿Te gusta?
- Bueno... me gustaba más antes, te quedaba muy bien. Pero así también estás muy guapa.- añadió, sonriendo.

Me dio un beso y me cogió de la mano.

Echamos a andar en dirección a San Isidro. Yo no podía evitar quedarme alucinada al contemplar los grandes cambios en el paisaje urbanístico, mirando embobada edificios que de repente, ya no estaban en el lugar que les correspondía. El hotel que estaban terminando de construir en el antiguo parque de bomberos, justo al lado de mi casa, aún no había empezado a hacerse. Quizá, si acaso, lo estarían diseñando en aquel momento. El carril para taxis y autobuses que habían dividido desde hacía un año tampoco estaba, y la carretera no tenía el mismo aspecto, nuevo y recién asfaltado.

Lo fácil de estar con Javi era que durante la mayor parte del tiempo el único que hablaba era él, y yo sólo tenía que contestar y asentir, prestando atención a su monólogo particular. Eso me permitía pensar en mis propios asuntos y permanecer ligeramente abstraída de todo lo demás. Y al final la tarde no fue tan mala como yo había temido. Primero merendamos crepes de chocolate en la cafetería, junto con unos grandes y ricos batidos, de chocolate también. Javi se entretuvo haciéndome dibujos en las servilletas de papel... y recordé que cinco años atrás yo había guardado todas y cada una de ellas. A la hora de pagar comparé, con añoranza, aquellos precios con los actuales. Qué barato estaba todo... ahora que no había crisis. Y como segundo plato, fuimos a Dune, donde Javi pasó un cuarto de hora ojeando un cómic tras otro intentando decidir qué tomo comprarse.

Al salir a la calle, ya cuando el sol había desaparecido y el frío se aposentaba en las esquinas, me estremecí. Javi me abrazó por la espalda y me notó temblar.

- ¿Tienes frío?
- Un poco.
- ¿Quieres que te preste mi sudadera?
- No, no hace falta...
- Anda, toma, no quiero que te pongas enferma otra vez.

Acepté la sudadera, que estaba cálida tras haber absorbido su calor corporal, y me la puse. Sonreí con agradecimiento.

- ¿Qué hacemos ahora?- me preguntó.

Me encogí de hombros. Yo prefería irme a casa lo antes posible, pero tal vez no era muy buena idea decírselo tan directamente.

- Es posible que mis padres hayan salido a tomarse algo. ¿Quieres que los llame, y nos vamos con ellos?
- No. La verdad es que... me gustaría volver a casa. Mi madre se enfadará si llego tarde.
- ¿Y si luego te llevamos en coche?
- No... mejor que me vuelva ya.

Javi bajó la cabeza con pesadumbre, pero asintió sin protestar. Me volvió a coger de la mano y ambos nos dirigimos calle arriba, hacia mi casa.

***

Javi puso su mano sobre la mía para detener la vuelta de la llave, dentro de la cerradura, que abriría la puerta del portal. Sus brazos rodearon mi cintura y me atrajo hacia sí con intenciones más que evidentes. Intenté contentarlo con un beso rápido, pero me estrechó impidiéndome escapar. Sus labios me atraparon, sus dedos buscaron una entrada por debajo de mi ropa y treparon por mi piel, haciéndome estremecer con su contacto helado. No... no quería aquello. Mi proceso de aceptación no había llegado tan lejos, no podía permitirlo.

Me aparté de él de una forma un tanto brusca. Javi se detuvo y me miró sin comprender.

- Tienes las manos muy frías.- dije, y tampoco estaba mintiendo. Le cogí las manos y le besé. Después sonreí.- Buenas noches, Javi.
- Buenas noches. Hasta mañana.
- Adiós.

Le di la espalda y entré en el portal, subí los escalones y esperé a que bajara el ascensor. Javi se quedó observándome hasta que se cerró la puerta y lo perdí de vista.

En casa mi madre se alegró de verme allí temprano. Cené con ella, mi padre y mi hermano viendo algo en la tele y luego me fui a mi habitación. Encendí el ordenador y entré en el messenger, pero Daniel no estaba allí. Y supe que, teniendo en cuenta que era viernes por la noche, no iba a aparecer.

Con un suspiro me acosté, triste y un tanto apática. Javi me mandó un mensaje poco después, pero ni siquiera lo leí. Apagué el móvil y me concentré en quedarme dormida cuanto antes.

5 comentarios:

Carlos dijo...

¿Y la madre no se sorprendió al verla llegar con el pelo así de corto? xD En fin... Pervertido de Javi... Anda y que se vaya a freír espárragos jum! Una cosa es fingir, pero todo tiene un límite, leñe xD
Y tía, actualizas a las siete de la mañana, ¿no? Porque cuando por las mañanas me sobra un minuto me fijo y... ¡Voilá! Ya hay nueva actualización xD ¿Quién tiene ganas de escribir a esas horas? xD En fin, mañana me daré un poco más de prisa y te firmaré antes de irme al instituto ^^
Un beso!
Carlos

Carlos dijo...

Jajaja Ah, vale, entonces no eres un ente todopoderoso capaz de escribir incluso recién levantada xD Gracias al cielo, porque yo a esas horas, inspiración cero (como no sea de las 15.00 en adelante, no escribo nada tragable xD).
Y bueno, hoy es un día bueno, pero mañana se me avecina un díita que... Ya quisiera no haber tenido un gran día hoy y no tener uno horrible mañana xD
Un beso!
Carlos
PD: ¿Por qué me aparece que no he actualizado Abbise aunque lo hice hacer horas? Hummm... Será que mi blog es tonto xD

Anaid* dijo...

MEnudas intenciones el señorito Javi!!
Y me encanta el corte de pelo, le hace juego
(L)

Besos grises*

Carlos dijo...

Jajaja Es que Katrin me quedó bastante humana, y me sale solo lo de soltar tacos a todas horas xD Además, que es como yo en algunas cosas (perder autobuses o cualquier tipo de transporte es muy mío, igual que conseguir que se me caigan las cosas al suelo xD).
¿En serio quieres saber qué pasa con Alaric o prefieres esperar a que se descubra solo? Porque yo te lo contaría, pero pierde la gracia xD
Un beso!!
Carlos

Carlos dijo...

Jajaja Si te digo la verdad, si decías que sí pensaba hacerte algo en plan "Pues lo que pasa con Alaric es... TE CREISTE QUE TE LO IBA A DECIR!" xD Jajaja Es que soy mala persona xD
Y si pretendes esperar a que lo revele yo, te aviso de que te queda bastante tiempo para especular por delante xD
Y yo también prefiero enterarme de las cosas según las escribes, porque escribes de una forma que no importa solo lo que escribes, sino cómo lo escribes (gran lío de palabras, lo sé, me voy por las ramas xD)
Un beso
Carlos