lunes, abril 20

Bengalas (Sparklers)

Aquí tenéis otra imagen.
Me gusta mucho cómo aparecen las chispas de las bengalas, como si fueran lluvia. Esta fotografía retrata una festividad muy común en Cataluña y algunas otras zonas del norte de España, como por ejemplo la Rioja, llamada Correfoc. Durante dicha celebración las calles, previamente "decoradas" con tracas de petardos, se ven inundadas por personas disfrazadas de personajes muy macabros, del estilo de pasayos demoníacos, monjes, diablos y cosas por el estilo, que se dedican a perseguir a los participantes de la fiesta arrojándoles chispas y demás.
Puede parecer divertido, y quizá para algunas personas lo sea, pero los que me conocéis bien creo que me habréis escuchado contar mi anécdota sobre el Correfoc.
Yo era pequeña... bueno, quien dice pequeña dice... ¿doce años, tal vez? No lo recuerdo bien, pero bueno, es una aproximación. Yo estaba pasando las vacaciones en casa de mis tíos en Calahorra, Logroño, y coincidió que eran las fiestas de allí. En general, me encantaron, y de hecho espero poder ir este verano de nuevo, pero me pasó algo que se me quedó grabado y creo que será así de por vida. Era la noche del Correfoc. Habíamos salido a cenar algo... y estábamos en una especie de cafetería cuando empezó. Yo vi la calle llenarse de payasos y demonios, todos arrojando fuego y chispas sobre la gente, y me asusté. Mi madre y mi tía me intentaron tranquilizar, me dijeron que no saldríamos hasta que se hubieran ido y que no habría ningún problema. Pero cuando nos fuimos, aquellos tipos, que daban verdadero yuyu, todavía seguían por allí. Yo me puse realmente histérica, llorando y gritando, y eché a correr. Comprendedme, a nadie le gusta que lo persiga un arlequín diabólico. Mientras estaba en tal estado de pánico vi a "la moto". La moto parecía ser la estrella del espectáculo aquella noche. Recorría las calles con un ruido atronador, detrás de la gente. Yo la vi y me acojoné más todavía, si cabe, porque la moto me perseguía. Recuerdo haber corrido a esconderme en un portal hasta que pasó de largo. ¿Acaso el gilipollas que iba en la puta moto no se daba cuenta de que tenía a una niña pequeña delante?
En fin. Si voy este verano a Calahorra, esa noche no saldré de casa. Ah, y como dato curioso... ¿sabéis que nunca he tenido una bengala en la mano? Jamás. Ni siquiera cuando en Navidad, cuando los profesores y los padres hacían el teatrito de los Reyes Magos. Creo que es un poco triste.

Another pic.
I really like how the sparks appear in this image, they look like rain falling. This photography portrays a very common festivity in Cataluña and other parts of the north of Spain, as La Rioja, and it's called Correfoc. During that celebration, the streets previously "decorated" with firecrackers, are crowded by people dressed up as macabre characters like demonic clowns, monks, demons and that kind of thing that chase people throwing sparks over them. It can seem funny, and for some people it will be, but those who know me have hear my anecdote about the Correfoc.
I was younger... maybe twelve. I don't remember it exactly but well, that's an approximation. I was spending my holidays with my aunt and uncle in Calahorra, Logroño, precisely when the festivities were. Generally, I loved them, and actually I hope going there again this summer, but something happened to me, something that I think I'll never forget. It was the night of the Correfoc. We went out to have some dinner and we were inside a café when it began. I saw the street become full of clowns and demons, throwing sparks and fire over the people outside, and that scared me. My mum and my aunt tried to calm me down, they told me that we would went out when they were gone and nothing would happen. But when we left the place, those creepy fellows were still around there. I got completely hysterical, crying and screaming and I started to run. Understand me, please, nobody likes to be chased by a diabolical harlequin. While I was in such a panicked state, I saw "the motorbike". The motorbike was the star of the spectacle that night. It ran across the streets, making a thunderous noise and behing people. When I saw it I freaked out, 'cause the motorbike was pursuing me. I remember myself running and hidden in a doorway, waiting the motorbike to be gone. Was the driver such a jerk that he didn't notice she had a little girl in front of him?
Anyway... if I go to Calahorra this summer for the festivities, I won't go out of the house that night. Ah... and as a curious piece of information... do you know that I've never had a sparkler in my hand? Not even in Christmas, when at school teachers and parents did the play about the Three Wise Men. I think is a bit sad.

3 comentarios:

Xit dijo...

Yo todos los años en las fiestas de torrenueva compramos vengalas y las encendemos mientras pasa la viergen, si quieres este año te puedes apuntar!!!

Anaid* dijo...

Todos tenemos derecho a tener miedo, pánico de vez en cuando, no pasa absolutamente nada, y se lo que es una experiencia traumática
;)


Poco a poco se irá pasando, el tiempo todo lo cura, ¿no?
Mil besos grises*

Princess Beia dijo...

Ala que racha mujer de dios! Mil entradas a la vez! Así me gusta ^^

Yo llevo un par de días preparando la meme de la casa... en plan a lo grande, ya verás xD Nadie la hará después :-(

PD: Estoy admirada xq sigas escribiendo en ambos idiomas! Tienes mucho tiempo libre tú eh? :P xD