martes, febrero 15

Carta para ti (3)

¿Sabes...? Te escribo esta carta con tinta invisible... porque ayer me pareció, durante un segundo, verte asomar la cabeza. Y estoy convencida de que fue una ilusión, o si acaso un efecto óptico debido al sol mezclado con la niebla, la que proyectó esa imagen sublime en mi cerebro haciendo que todas mis alarmas se disparasen, todos mis instintos se activasen y miles de emociones sin nombre me desbordasen traspasando el límite físico de mi cuerpo.
Por eso... hago invisibles estas palabras, para que nadie las pueda leer. Para que nadie se entere del terrible momento de debilidad en el que consideré por un instante que tu existencia era posible, al captar por el rabillo del ojo el brillo de tu pelo y la profundidad de tu mirada. Ojala esta carta pudiera autodestruirse en cuanto termines de leerla, pero como no es así me limitaré a dejarla extendida sobre la mesa de la terraza y a esperar que la lluvia borre las letras que dan testimonio de mi ingenuidad.
El viento está cambiando... y aunque aún está cargado del frío y la humedad propios del invierno... hay días en los que ya empieza a oler un poco más a primavera. En las ramas de mi árbol favorito están comenzando a despuntar tímidamente los primeros brotes, y eso es algo que me gusta interpretar como un buen presagio.

[La fotografía es de mi gran amigo Rubén, se la cojo prestada]

2 comentarios:

InfusionDeLotoNegro dijo...

la que proyectó esa imagen sublime en mi cerebro haciendo que todas mis alarmas se disparasen, todos mis instintos se activasen y miles de emociones sin nombre me desbordasen traspasando el límite físico de mi cuerpo.

Eso me ha puesto la piel de gallina, (supongo que las cosas que entiendo como profundas, son capaces de conectar con algo interior que se retuerce dentro de mí, y por eso es que me gustan tanto).

He estado un tiempo ausente, mentiría si te dijera que no me he pasado por el resto de blog (entre ellos este cálido y apacible lugar, que siempre me gusta visitar).

Prometo comentar más a menudo, porque leer sí que te leo. (Ya sabes, aquellos textos independientes de la historia que estas construyendo).

Un enorme placer pasarme, como de costumbre…


Un beso y un abrazo igual de cálido que este rincón señorita. Y gracias por estar ahí, no se vaya usted…

Carlos dijo...

En un universo del que no percibimos ni el uno por ciento de todo lo que nos rodea, ¿qué existe y qué no? Aunque solo dure un instante, si para nosotros es real es más que suficiente.
En respuesta a lo que me comentabas, para mí un artista es aquel que hace que los demás disfruten con su trabajo, aunque para él sea solo un negocio. Supongo que eso ya es cosa de cada uno :P
Un beso enormísimo