domingo, octubre 19

Lack-of-imagination's period

Antes de venir aquí pensé que desde mi llegada, me iba a faltar tiempo para escribir. Creía que todo lo nuevo a mi alrededor, sobre todo la abundante naturaleza y los hermosos paisajes escoceses, harían volar mi imaginación. Que escribiría y escribiría, que mejoraría mi técnica. Y sin embargo, estaba equivocada.
Me pasa todo lo contrario: no encuentro la inspiración por ningún lado. Tal vez, en cierto modo, sea el precio que he tenido que pagar por estar como estoy aquí y por algunas cosas que he hecho. No lo sé. El único día que sentí una chispa de imaginación fue el día que visitamos el cementerio de una iglesia próxima al castillo de Stirling, dando un paseo por la ciudad. Y tal como llegó, se fue, dándome tan sólo para un párrafo de veinte líneas.
Es cierto que escribí la Muerte del Autor hace poco... pero tratándose sólo de dos mil palabras, tardé mucho en escribirla: dos semanas, quizá. En condiciones normales dos mil palabras me habrían llevado sólo un día. Ahora estoy escribiendo otra, para una asignatura... y a pesar de que sólo me quedan tres o cuatro líneas para completar las mil quinientas palabras que me piden, soy incapaz de ponerme y acabarla de un tirón. Llevo arrastrando el final de la historia al menos cuatro o cinco días.
Como he estado escribiendo estas dos historias en inglés, a la hora de ponerme a escribir en español, no me sale. Me siento inútil. Escribir es parte de mí, tan importante por ejemplo como hablar o pensar. Algo que normalmente, me sale solo y sin ningún esfuerzo. Llevo haciéndolo durante tantos años y todos los días que se ha convertido en algo automático. Y desde que estoy aquí no funciona bien. Empiezo a agobiarme, es muy incómodo.
Y este sentimiento también se me aplica a la lectura. No puedo leer. Leo una página y se me va la mente a otra parte, soy incapaz de concentrarme y después de leer tres páginas acabo por cerrar el libro. Durante la segunda semana me compré el de Breaking Dawn, que ansiaba leer desde hace casi medio año. Y el primer día lo cogí con tantas ganas que leí hasta la mitad. Pero después tarde como otras dos semanas en terminar lo que me quedaba. Incomprensible. Generalmente, cuando leo un libro, y encima si es un libro que me gusta mucho y que he estado esperando mucho tiempo, no lo dejo ni para comer. Me lo llevo en el bolso y a la mínima oportunidad que tengo lo saco y me olvido del mundo.

No entiendo qué me pasa.

2 comentarios:

gabeiras dijo...

La inspiración es así de caprichosa.
No te agobies, no la busques, ella te encontrará tarde o temprano. Esperemos que más temprano que tarde ^^
Mientras tanto, entre comentario y comentario me voy entreteniendo en espera de tu próximo relato.

Saludos y cuidate más!!!

Princess Beia dijo...

AWWWW eso podria haberlo escrito yo! Frespecto a tener una buena idea y que sol ode para un parrafillo... bienvenida mi mundo xD A mi me pasa todo el año, tengo mil ideas buenisimas pero cuando me pongo no sé x donde hacerlas fluir. Y lo de la lectura, igualito que yo: Breaking Dawn, la mitad en un día, la otra mitad en 2 semanas xD Eso es por el cansancio, pero yo estoy leyendo todos los días (eso si, solo uno dos capitulos, y eso es muuuy poco para lo que suelo :( ) La imaginación para escribir se te volverá a disparar, no te preocupes, lo que pasa es que tu mente está tan atenta al nuevo entorno que no encuentra descanso para relajarse e imaginar cosas que no están ahi - para eso necesita reconocer tanto el entorno que se aburra de él y necesite volver a crear :-)