viernes, septiembre 27

Oración

Nadine Shah - Dreary Town

Déjanos soñar mientras las noches se oscurecen. Déjanos bailar mientras el planeta se detiene. Déjanos correr mientras los horizontes se transforman. Déjanos celebrar mientras la historia se ennegrece. Déjanos reír mientras la gente llora y muere. Déjanos jugar mientras los niños son maltratados impunemente. Déjanos crecer mientras los animales se extinguen y bosques enteros se queman. Déjanos creer mientras los dioses desaparecen. Déjanos comer y beber mientras los cultivos se pierden. Déjanos amar mientras el odio se extiende. Déjanos compartir mientras la humanidad se empobrece. Déjanos ser humildes mientras el poder y el dinero enfrenta a países. Déjanos viajar mientras las fronteras cambian y la tierra se rompe. Déjanos ser valientes mientras el miedo ahoga. Déjanos aprender mientras el conocimiento se destruye. Déjanos volver mientras derriban nuestros hogares. Déjanos huir mientras las sombras acechan. Déjanos dudar mientras la sociedad nos convence. Déjanos decir la verdad mientras la mentira corrompe. Déjanos llorar mientras la desesperación nos contamina. Déjanos luchar mientras los líderes nos oprimen. Déjanos vivir y morir libres mientras el mundo se derrumba.

[Imagen por NegativeFeedback]

2 comentarios:

InfusionDeLotoNegro dijo...

Parece que te has puesto de acuerdo con la publicación del informe con los resultados de los últimos años de investigación sobre el cambio climático. Oremos pues… que eso que pedimos en la oración merece la pena, y mucho.
Veo que has dado buena cuenta de Nadie Shah :P
O ya la conocías y me adelanté en ponerla por el blog. Ya sabes, Caronte chochea… y no parece que haya jubilación a la vista.

Un mua que cruje huesos te mando.

Anaid Sobel dijo...

"Dejanos creer mientras los dioses desaparecen"
Los pelillos de punta en serio.
Cuanta intnsidad.
Encima, es que tienes toda la razon del mundo...
Me vuelves loca escribiendo, creo que lo sabes.

Y prometo mas constancia, en serio, me estoy esforzando.
Besos plateados, querida mia