domingo, junio 3

Mediocridad

Mi alma no es una unidad completa, sino un compendio alicatado de fragmentos millonésimos mutando a cada segundo consecutivo. Mi don es el de fingir sobre el papel, el de vestir mentiras y ficciones de verdad y realidad indudable. La existencia individual del escritor no es más que un mito ingenuo, puesto que un escritor no tiene una única identidad sino miles, que se reproducen con fruición ansiosa y casi desesperada dentro de su mente, imparables... infinitas. De número equivalente a la velocidad de la luz multiplicado por el alcance kilométrico de su imaginación.
La tinta ahoga mis venas. Escribir es más que disfrazar el espíritu: es dejar atrás toda tu vida en un breve pestañeo con la misma facilidad que respirar. Porque soy una actriz, soy una maga, soy una diosa desenfadada que inventa a su antojo.
Si me miro las manos, pienso dos cosas. La primera es que son instrumentos torpes para sostener cualquier herramienta que no sea un lápiz, o un bolígrafo, o para pulsar las teclas de un ordenador. Y la segunda es precisamente la misma. En un abanico de porcentajes, lo mediocre abunda en mi expediente vital hasta llegar a esa porción de talento minúscula.

[Imagen por NegativeFeedback]

3 comentarios:

InfusionDeLotoNegro dijo...

Me encanta eso que dices de que ser escritor es abandonar tu vida con solo un pestañeo.
Hace exactamente un par de días, estuve-en mis interminables ratos de soledad- pensando en esto mismo precisamente. Me refiero al tema del escritor, y sentirse muchas vidas, muchas historias.
También he pensado en mi mediocridad muchísimas veces, de hecho es uno de los principales motivos para que destruya cíclicamente casi todo lo que hago. Música, textos, todo.
Aunque también te diré algo, en cuanto a ti si te sientes mediocre esta bien, no te diré lo típico. Solo te diré que perfecto, que me dejes acompañarte entonces-en la medida de los posible- mientras dure nuestra serpenteante y mediocre vida.

Carlos dijo...

Bueno, pero eso ya es un talento, ¿no? Y nada de minúsculo, que la habilidad que tienes para escribir no es que sea brillante, sino lo siguiente.
Que conste que yo no creo que haya nadie tan poco talentoso como se ve a sí mismo, ni tanto como le ve su abuela (¿le habré robado esta frase a alguien?). Y aunque es cierto que no soy nadie para juzgar el talento ajeno, y menos el tuyo, que le da millones de vueltas al mío, yo siempre defenderé que eres de las mejores escritoras de la blogosfera, y algún día, una novelista a nivel internacional.

En fin, que he decidido volver desde mi exilio, a ver si hay suerte, en gran parte para decirte una cosa: escribe más Iasade ¬¬ No tengo derecho a pedírtelo porque no he comentado ni escrito nada últimamente, pero he seguido leyendo y me encanta cómo va la historia, así que, o le das caña, o tendré que meterme en tu cerebro para saber cómo sigue. Avisada estás.
Nada más que decir, solo que echaba de menos soltar comentarios bíblicos en tus entradas y recordarte lo mucho que me encantan todas, y disculparme por desaparecer.

Un abrazo enormísimo desde la capital :D

Anaid Sobel dijo...

Me vuelves total y absolutamente loca :3