miércoles, marzo 10

Nueva Nadia: Capítulo 11, parte 3

La extraña habitación estaba ubicada en una amplia cavidad en lo alto de una de aquellas torres de arrecife y coral. A pesar de tener un aspecto un tanto caótico resultaba agradablemente acogedora y confortable. La diáfana luz del día traspasaba los agujeros de la pared que hacían de ventanas y las vaporosas cortinas de colores que los cubrían, adquiriendo tonalidades verdes y rosadas. Había tres camas de madera con finos colchones blancos cubiertos por mantas de cuadros y una gran alfombra con flores entretejidas sobre el suelo liso. Las paredes, que conservaban el color y el relieve original de la caverna, estaban decoradas por velas aromáticas. Mielle lo observaba todo con un brillo de arrobación en sus ojos dorados.

- ¡Es maravilloso!- susurró, para sí misma.
- Sentiros afortunadas de estar aquí, pues muy pocos son los que pueden presumir de haber estado en el hogar de una ninfa marina.- dijo Iluna.
- No entiendo porqué. Son muy simpáticas.- opinió Nadia.
- Claro que lo son, pero olvidas que no son humanas. Son seres de gran poder y sabiduría que suelen vivir aislados, y desde luego no van por ahí invitando a cualquiera a pasar la noche. O al menos, no siempre...

Nadia enarcó las cejas e Iluna rió.

- ¿No te has dado cuenta de que las ninfas marinas son todas hembras? No hay hombres en su especie, al igual que ocurre con las dríades. Utilizan a marineros o náufragos para perpetuar su especie.
- ¿Y si una de ellas se enamora de un humano?
- Siempre es algo doloroso para ellas. Son incapaces de renunciar a lo que son, así que lo más que pueden hacer es decidir pasar junto a ese humano los años que dure su vida. Después cargarán con el dolor de su pérdida hasta su muerte. Se han dado casos... en los que algunas han muerto de pena.

De repente notó una mano fresca sobre su frente y al girarse se encontró ante el ceño fruncido de Mielle.

- Creo que tienes fiebre.- comentó preocupada.
- Otra igual.- resopló Nadia con fastidio.- Estoy bien.
- A ver.

Iluna le besó la frente y luego la estudió con ojo crítico.

- ¿Te encuentras bien?
- Que sí. Si me encontrara mal ya me habría quejado y lo sabes.
- Es verdad.- admitió ella con una mueca.- Eres bastante quejica.
- Gracias.- replicó Nadia con sequedad.
- No te ofendas, es cierto.
- Ya.
- No es lógico que no te sientas mal.- interrumpió Mielle.- Estás ardiendo.
- Pues estoy perfectamente.
- ¿Seguro que te recuperaste de aquel resfriado?- preguntó con recelo.
- Tú misma me dijiste que estaba curada.
- Pero no podemos obviar el hecho de que estás ardiendo.
- ¡Que estoy bien, joder!

Oyeron un golpe en la puerta de la habitación y vieron a Garue apoyado junto al marco, con una ceja enarcada.

- ¿Se puede saber porqué sois tan escandalosas?
- Nadia está enferma.- informó Mielle, con los brazos en jarras.
- No estoy enferma.- protestó ella.
- Claro que sí.
- No...
- Bien, pues entonces Nadia es tan estúpida que es incapaz de darse cuenta de que su frente podría utilizarse como radiador. ¿Así mejor?- inquirió Iluna.

La joven le dirigió una mirada furibunda.

- ¿Qué es un radiador?- preguntó Mielle con curiosidad.

Garue se acercó y sin mediar palabra le puso la mano sobre la frente. Nadia suspiró con irritación, cansada de todo aquello. Él asintió con gesto grave.

- Estás enferma.
- ¡Bueno, pues ala, estoy enferma!- concedió ella, alzando los brazos.- ¡Qué cansinos sois! ¿Y ahora qué?
- Te daré algo para la fiebre.- decidió Mielle.- Y guardarás cama.
- Ah, no. Eso sí que no, lo siento mucho.
- Por supuesto que sí.
- ¡Iluna!- suplicó ella.

La ninpou observó con seriedad a ambas muchachas.

- Ahora no podrá ser, Mielle. Somos los invitados de Nécore y Nadia ha de estar presente. Pero después de comer guardará cama hasta la hora de la cena.

2 comentarios:

Sora dijo...

pos claro que sé kien eres niña!!! muchas gracias, eres mi primer comentario!!! XDDD yo tambien seguiré el tuyo, aunq ya esta avanzao xD


MUCHOS BESOS NIÑA!!! ^^

Carlos dijo...

A Nadia le cuesta darle la razón a las mayorías, ¿no? xD Si todos dicen que está enferma, digo yo que lo estará, tampoco es tan horrible tumbarse en la cama a descansar (yo me cambiaba por ella ya mismo para librarme del examen de Lengua). Sobre todo porque dicen que está enferma pero ella no se siente mal. Es el mejor tipo de enfermedad xD

Y llorar no sirve de nada, pero realmente muy pocas personas deciden tratar de cambiar las cosas.

Un beso