martes, abril 14

Personas que vienen y van (Caught your Eye)

¿No os pasa a veces, que hay personas a lo largo de vuestra vida que os llaman la atención en cierto momento, aunque no crucéis ni una palabra con ellas? Esas personas a las que ves y a las que permaneces observando durante minutos, fijamente, por algo en concreto, preguntándote acerca de porqué hace lo que hace, y pensando en que no te importaría conocer algo más acerca de él o ella.
Creo que no soy la única a la que le pasa.
Recuerdo al más reciente... un chico que vi en el aeropuerto de Dublín cuando tuve que quedarme a pasar la noche allí después de perder mi vuelo, esperando al siguiente. Yo estaba intentando dormir, tumbada en los sofás de una cafetería, sin conseguirlo. Era un lugar bastante cómodo, pero estrecho, y se me estaban durmiendo las piernas y el culo. Llegado un punto abandoné el intento y me puse a leer. Fue entonces cuando advertí que en el sofá de enfrente había un muchacho, de unos quince años o menos, retrepado en el asiento frente a una mesa. Acababa de sentarse allí y estaba colocando su maleta junto a la mesa, sacando del interior de su mochila algo de comer. No recuerdo exactamente lo que era, aunque sé que era algo dulce, tipo donut o algo por el estilo. Me miró un momento y acto seguido él también sacó un libro.
Nunca había visto a nadie leer con tanta concentración como aquel chico. Estaba totalemente absorbido, ensimismado en la lectura. Me hizo sonreír. De vez en cuando, pero muy de vez en cuando, paraba para pegar un bocado. Daba la sensación de que se le olvidaba que tenía comida delante de él. Me sorprendió. Yo, cuando leo, me olvido de todo lo demás, pero jamás había visto ese proceso desde fuera. Y menos en alguien como él, un chico tan joven. De vez en cuando yo misma apartaba los ojos de mi libro para echarle un vistazo. Daba gusto verlo, al menos a mí. Viajaba solo... estaba solo pasando la noche en un aeropuerto... y cómo leía, madre mía. Se notaba que disfrutaba con cada palabra, que se metía en la historia por completo. Como ya he dicho, me impresionó.

Have you ever met someone that caught your attention in a certain moment of your life, without any word's exchange? That kind of people that you can't help to observe for minutes, staring at them, wondering why they do what they do and thinking that you wouldn't mind to know more about them.
I think I'm not the only one who have felt that.
The last person I considered special was... a boy that I saw in Dublin's Airport the night I had to spend there when I lost my flight, waiting for the next one. I was trying to get some sleep, lying down on a sofa from a café, without success. The place was comfortable though a bit narrow, and my legs and ass were getting numb. I gave up and began reading. That was the moment when I noticed him. He was sitting in the sofa in front of me, behind a table. He was very young, maybe fifteen. He just sat there and was placing his suitcase beside the table, taking something to eat from his bag. I don't remember what it was but I knew it was something sweet, like a donut, that sort of thing. He looked at me for a moment and then took a book.
I had never seen someone reading with that concentration and intensity. He was completely absorbed in the book. That made me smile. From time to time he stopped, to give a bite. It seemed as if he forgot that he had something to eat in front of him. He surprised me. When I read I forget everything around me but I had never observed the process from an outsider perspective. And it was more amazing in someone like him, so young. From time to time, I myself moved my eyes away from the pages of my book to look at him. It was a pleasure to contemplate him, at least for me. He was travelling alone, he was spending the night alone in an airport... and how he read, oh my god. It was evident that he was enjoying every single word, that he lived the story in his own skin. As I said before, it impressed me.

3 comentarios:

Maka dijo...

A mi lo que me pasa es que a veces me suelo quedar embobada mirando a la gente si me gusta el look que lleva, ya sea de ropa o de pelo, y a veces me preocupa que se vayan a pensar que los miro con desprecio o algo, por eso siempre intento sonreir mientras los miro para que no se piensen cosas nada malo, porque simplemente es que me gusta mucho el estilo que llevan, si en esos momentos llevara algo de dibujar encima, seguramente me pondria a dibujarlos como una loca XDDD

Princess Beia dijo...

Mi familia o Carlos (sobre todo Carlos) se han encargado de que sepa exactamente como soy cuando leo. Y es curioso, porque me preguntan cosas y contesto sin dejar de mirar el libro, pero son respuestas tipo "vale, ok, luego lo hago" para que me dejen leer trankila, y si ya me obligan a levantar los ojos del libro y me preguntan que qué han dicho no me acuerdo!!! Un mundo maravilloso el de las respuestas automáticas... si no te pierdes nada importante que te digan! xD

PD: Qué ganicas lo de escribir el blog biligüe xD Yo lo pensé alguna vez, pero lo mandé a tomar por saco porque pensé que la pereza de pensar que luego lo tenía que escribir en inglés podría influirme en hacer las entradas más cortas y no quería ataduras xD En cualquier caso, es una prácticas buenísima, felicidades :-)

Xit dijo...

Te acuerdas un día en la cocina de pepe, yo estaba leyendo Cronicas de Mayorea , creo, y entonces empezasteis a hablarme y pepe ya lo dejo por imposible porque dijo que no había mundo fuera de mi libro.

Además a ti tb te hizo mucha gracia eso y me dijistes que a ti te pasaba lo mismo, en ese momento me sentí muy identificada contigo.